Consejos para comprar un plato de ducha para el baño

Los platos de ducha se han convertido en un verdadero accesorio de decoración y deben elegirse de forma que se integren de forma coherente en el proyecto de baño. Medidas, acabados, colores, formas: estudie todo con detenimiento; los modelos disponibles en la actualidad se integrarán armoniosamente en cualquier esquema de baño.

Si está planificando su zona de ducha y las numerosas alternativas que existen en el mercado le confunden, este post le proporcionará información útil.

Empiece por los criterios fundamentales: ¿Qué elementos debe tener en cuenta para saber qué plato de ducha es el más adecuado para su baño?

Las dimensiones del plato de ducha

Existen tres tipos de platos de ducha:

  1. Platos con dimensiones estándar que no se pueden modificar (por ejemplo, 70×90, 80×100, 80x120cm);
    los platos de dimensiones diversas que varían unos centímetros entre sí. Éstas son más versátiles y adecuadas en la mayoría de los casos (por ejemplo, la anchura de algunas bandejas es fija -70 cm, por ejemplo- y las longitudes varían de 80 a 180 cm);
  2. Bandejas a medida fabricadas según los planos del cliente, con formas irregulares.
  3. Está claro que hay que tener en cuenta no sólo sus deseos y gustos, sino también la distribución del baño, para ver si tiene espacio para un plato de ducha estándar o si necesita uno a medida.

En el caso de un cuarto de baño más complejo, por ejemplo con una columna, paredes fuera de la realidad o nichos irregulares que descartan un plato de ducha estándar, necesitas uno hecho a medida para ti, o uno que se pueda adaptar durante la instalación: es decir, no tienes que renunciar al diseño y al estilo, incluso con habitaciones difíciles de planificar.

Montaje del plato

¿Plato de ducha a ras de suelo o colocado encima? A menudo la decisión está condicionada por el espacio que necesita el desagüe. Si tu casa está en construcción, no hay problema, sólo recuerda avisar al instalador con tiempo.

Si, por el contrario, estás reformando, deberías ver la posibilidad de colocar un plato de ducha empotrado: el diseñador tendrá que comprobar si hay espacio suficiente para el desagüe (por suerte, hay desagües más planos para solucionar este problema).

En cualquier caso, algunos modelos vienen con un reborde, que es a la vez atractivo (a algunas personas no les gustan los platos empotrados) y útil para contener el agua (o si el perfil de la cabina de ducha no es tan mínimo y requiere más centímetros en la base).

Otro punto importante en cuanto al montaje es la elección de un plato de ducha inclinado o uno con un plato fijo (la parte interna que se utiliza para lavar) y una parte plana. Esto depende de la posición de los grifos de la ducha y del tipo de mampara: en el caso de la Walk-in (nuestra ducha con un lado abierto y no acristalado), por ejemplo, tiene sentido dejar el umbral plano y la bandeja con el desagüe en la parte cerrada por el cristal.

Material del Plato de ducha

Las tecnologías de producción contemporáneas ofrecen infinitos acabados para los platos de ducha modernos. Existen platos de ducha de resina Crocketbath,  de ducha acrílicos y cerámicos (actualmente la elección estándar), platos de ducha con efecto piedra o piedra, platos de resina o materiales técnicos (ver más abajo), y acabados de textura ultra lisa a rugosa. Esto significa que el estilo de su cuarto de baño puede verse realzado también por el tipo de plato de ducha que elija.

Si se pregunta qué tipo de material es el mejor para un plato de ducha, la respuesta es que no hay ninguno: depende de las preferencias en cuanto a estética y necesidades personales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *