Lo que las lesbianas te pueden educar sobre el clímax femenino

“El cuerpo de mujer es un enigma para los hombres y el clímax femenino un guirigay solo desentrañable para los maestros del erotismo”. Existen multitud de clisés sobre sexo dedicados a explicar por qué razón los hombres son más propensos al clímax y, si bien pequen de reduccionistas, poseen una pequeña parte de veras.

Héctor G. Barnés

Los hombres prosiguen estando muy equivocados sobre qué de veras hace que las mujeres experimenten placer en cama. Una investigación nos da buenos consejos

Aparte del laboral, las mujeres tienen otro techo de cristal por romper: el sexual. Los datos de la investigación publicada en ‘Archives of Sexual Behavior’ charlan por sí mismos: los hombres heterosexuales son los que más clímax tienen a lo largo de un encuentro íntimo, con prácticamente un pleno de un noventa y cinco por ciento . Una diferencia substancial con las mujeres heterosexuales, que quedan satisfechas en un sesenta y cinco por ciento de las ocasiones. Algo falla cuando en un tres por ciento de casos alcanzan el clímax al tiempo que no.

Las lesbianas comprenden mejor los comportamientos de su pareja y de qué manera estas sensaciones edifican el clímax sexual

Pero esta encuesta presenta un giro inesperado: un 86 por ciento de las lesbianas asegura que siempre y en toda circunstancia o bien prácticamente siempre y en toda circunstancia alcanzan el clímax. Lo más probable, por consiguiente, es que los genitales femeninos no tengan la culpa de esta brecha sexual. Se deduce del estudio que las mujeres heterosexuales tienen menos probabilidad de llegar al clímax a lo largo del sexo, sí, mas asimismo es igual de determinado que al decantarse por un hombre heterosexual, escogen tener sexo con el campo demográfico menos propenso para alcanzarlo. La peor pesadilla de los hombres.

No hay una fórmula mágica, ni virguerías que memorizar, ni son precisos unos conocimientos técnicos para desbloquear el misterio del clítoris. Sin embargo, los hombres pueden aprender una cosa o bien 2 de las mujeres a las que les agrada lo femenino tanto como a ellos. En lo que se refiere al clímax femenino, las lesbianas juegan en casa. Los autores del estudio arguyen que las mujeres pueden dar a sus compañeras más clímax que los hombres pues “las mujeres homosexuales están en una mejor situación para entender los diferentes comportamientos de su pareja (como, por poner un ejemplo, la estimulación del clítoris) y de qué manera estas sensaciones edifican el clímax”.

La cultura predominante alrededor del erotismo le da un mayor valor a los actos sexuales que conducen al clímax masculino

Hombre, no desesperes: es posible comprender el clítoris si bien no tengas uno. El inconveniente es que el sexo, tal y de qué manera lo comprendemos en este siglo veintiuno, se edifica alrededor del clímax masculino. Las películas eróticas y, más en profundidad, los vídeos porno se han encargado de crear el estereotipo de lo que han de ser las relaciones: besos, caricias y tocamientos -en el mejor caso-, para pasar a larga sesión de sexo oral (con poquísimo cunnilingus) y penetración, en diferentes situaciones, hasta llegar al desprendido final. La cultura predominante alrededor del erotismo le da mayor valor a los actos sexuales que conducen a la eyaculación.

No es que las lesbianas tengan secretos ocultos para el género masculino, mas si lo que deseas es que tu pareja se sienta más satisfecha, quizás te resulte útil aprender a tener sexo como ellas. En todo caso, siempre y en todo momento preguntale a tu pareja qué le agrada.

La madre de la ciencia

Paciencia. La duración del sexo -el reloj comienza a contar con los preliminares o bien juegos previos– es uno de los factores mejor valorados en el momento de lograr el clímax femenino, mejorado solo por el sexo oral. El inconveniente es que, en general, los hombres están habituados a satisfacerse en sesión corta. No por inconvenientes de eyaculación precoz, sino más bien pues no valoran que su pareja pueda precisar otros movimientos, técnicas o bien, sencillamente, más tiempo.

Foto: iStock.Foto: iStock.

No hay que infravalorar la relevancia de los juegos anteriores. Masajes eróticos, alentar sus zonas erógenas, dejar que intervenga algún juguete o bien accesorio… Para gustos, colores. Esos picos de placer no solo podrían conducir al orgasmo anterior al coito -minipunto para el equipo de las chicas- sino más bien a sostener el cuerpo femenino en la tensión conveniente para la penetración.

Las parejas lesbianas no tienen ningún inconveniente en tomarse su tiempo. En verdad, el setenta y cuatro por ciento asegura que su último encuentro sexual duró 30 minutos o bien más. En cambio, menos de la mitad de las mujeres heterosexuales llegaron a la media hora. Conque, reserva tu tiempo para el sexo, que no todo se reduzca al ‘aquí te cojo, acá te mato’. Tampoco te obsesiones con el orgasmo: el proceso va a ser lo más placentero.

Foto: iStock.Foto: iStock.

Más sexo oral

Las estadísticas no engañan. El sexo oral es la mejor manera de lograr que tu pareja femenina alcance el clímax. Da una vía directa al clítoris, a su estimulación y a sus fantasías hechas realidad. Las lesbianas son menos propensas que los hombres a centrarse en el coito vaginal y confían en el sexo oral para llegar al clímax.

El placer es un toma y daca

Cuando las parejas heterosexuales tienen sexo, tienden a continuar un guión establecido: os ponéis a ello, eyacula, el sexo acaba, y a dormir. ¿Qué hacen las lesbianas? Prosiguen la regla de los turnos. Una persona alcanza el clímax y después la otra. Si caes en la rutina: haz que alcance el clímax antes que comience el coito (recuerda el sexo oral) o bien puedes intentar alentar su clítoris a lo largo del sexo para acrecentar las posibilidades de que los dos lleguéis al clímax juntos.

“”