¿Qué es la calefacción aerotérmica?

Si ha cambiado recientemente su sistema de calefacción o de aire acondicionado o si está buscando una casa, es probable que haya oído hablar de la aerotermia. ¿Sabes de qué se trata?

Un nuevo término ha surgido en el mundo de la calefacción/climatización sostenible: la aerotermia. ¿Ha oído hablar de ella antes? Aunque no hayas oído hablar de ella todavía, lo harás. Esta innovadora tecnología está ganando impulso a pasos agigantados y cada vez es más común verla instalada en casas y edificios.

La presencia de las bombas de calor aerotérmicas en el mercado ha crecido mucho en los últimos años. Esta técnica se ha convertido en una alternativa a las calderas que utilizan combustibles tradicionales como el gas y el gasóleo de calefacción.

Calefacción aerotérmica y bombas de calor

Las bombas de calor aerotérmicas son bombas de calor aire-aire y aire-agua de alta eficiencia. Estas bombas están diseñadas para obtener el máximo rendimiento en condiciones climáticas severas, tanto en invierno como en verano, extrayendo la energía del exterior y transportándola al sistema de calefacción y agua caliente de la casa.

Los sistemas de calefacción tradicionales calientan los materiales para utilizar el poder calorífico de la combustión, pero nunca son capaces de lograr un rendimiento neto del 100%, ya que generan residuos o contienen partículas incombustibles que se pagan de su bolsillo, pero no se queman.

Por el contrario, la bomba aerotérmica puede alcanzar un rendimiento de hasta el 700%. ¿Cómo funciona? Tomando dos tercios de la energía que necesita directamente del aire. La aerotermia consume alrededor de un cuarto o un tercio de la electricidad necesaria para funcionar de su toma de corriente, pero el resto se adquiere del aire. Es decir, sin costo alguno.

¿Cómo funciona la calefacción aerotérmica?

El funcionamiento de la aerotermia es muy simple. Expliquémoslo un poco más simple: la aerotermia se basa en una bomba de calor reversible. Este sistema obtiene la energía térmica existente del aire exterior y la pasa a través de un circuito lleno de refrigerante. Luego, un intercambiador transfiere la energía generada al circuito de calefacción y agua caliente de la casa.

Además, gracias a su reversibilidad, puede realizar la operación inversa, generando calor en invierno y frescura en verano. Al mismo tiempo, esta tecnología permite a los usuarios ahorrar en su factura de electricidad gracias a un compresor que puede funcionar a diferentes velocidades, obteniendo una mayor eficiencia energética, mejorando el rendimiento de la bomba de calor y manteniendo una mayor estabilidad de la temperatura en la habitación o en la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *